PARA DEJAR DE FUMAR CON HIPNOSIS

Seguro que más de una vez has escuchado que existe un tratamiento alternativo para dejar de fumar: la hipnosis. Pero ¿qué hay de cierto en este método? Muchas personas han acudido a la hipnosis para conseguir dejar este mal hábito pero, de lo contrario de lo que piensan muchas personas, este método no se trata de algo ni mágico ni sobrenatural.

Simplemente consiste en llegar a otras partes de tu conciencia para conseguir controlar tu cuerpo y, así, controlar también la adicción. En este artículo de cómo vamos a hablarte sobre cómo dejar de fumar con hipnosis indicándote tanto el tratamiento que se usa como los inconvenientes.

Para poder dejar de fumar con hipnosis lo primero que debes saber es que nada tiene que ver con las sesiones de hipnosis que hemos visto en las películas (péndulos moviéndose, una adivino hablando, etc.) sino que se trata de un terapeuta cualificado que usa la terapia de la hipnosis para entrar en tu inconsciente y modificar algunas conductas que has naturalizado como, por ejemplo, el hábito de fumar. Así pues, hablamos de un método psicológico que sirve como complemento a tu terapia de dejar de fumar, nunca debe considerarse como un tratamiento mágico ni único para conseguirlo.

El vicio de fumar es un hábito que vamos introduciendo en nuestro inconsciente cuando asociamos el tabaco como método para aliviar la ansiedad, para tener un momento de calma. Está comprobado con la nicotina no contiene ningún elemento que pueda calmar los nervios, es todo un factor psicológico. Y sino, recuerda cuando te fumaste tu primer cigarro, ¿verdad que no te gustó? El placer que ahora sientes por el tabaco no deja de ser un placer psicológico que has creado tú al fumar.

Con la hipnosis se consigue modificar esa conducta mental que has instaurado en tu cerebro que asocia el tabaco como un placer o un momento de disfrute. Pero esto no significa que con solo acudir a terapias de hipnosis consigas dejar de fumar: se necesita igualmente de tu fuerza de voluntad para conseguirlo.

“Pero ¿cómo dejar de fumar con hipnosis?” te seguirás preguntando. Debes saber que el método que se usa es que acudas a una sesión donde el médico te hipnotizará y que suele durar alrededor de 2 horas. Hay algunos centros que te pueden proponer hacer una sesión colectiva pero lo ideal es que sea individualizada. También debes saber que se suelen necesitar de 3 a 6 sesiones para poder dejar el tabaco pero esto siempre dependerá de la voluntad de cada paciente y de sus características personales.

La sesión de hipnosis para dejar de fumar se divide en diferentes etapas:

Entrevista con el terapeuta: te hará una serie de preguntas para poder entender la relación que tienes con el tabaco (por ejemplo: ¿fumas en momentos de estrés?”). De esta manera el médico entenderá qué necesitas para poder abandonar el vicio.

Relajación: el terapeuta comenzará a guiar al cliente con metáforas y ejercicios positivos que tienen como objetivo llevarle a un estado de profundo relax que se conoce como estado hipnótico y es cuando estás completamente consciente pero dentro de tu mente y alejado de la realidad exterior.

Los mensajes que irá narrando el experto nunca subrayarán los efectos negativos del tabaco sino que se centrará en ideas positivas: lo bueno que será para ti abandonar este vicio y cómo te sentirás cuando lo consigas. Además, se suele darte un CD con instrucciones para que puedas practicar estas sesiones en tu casa al menos 1 vez al día.

La hipnosis ha sido un método que se ha mitificado mucho por las películas o las historias de ficción pero el tratamiento para dejar el tabaco nada tiene que ver con este tipo de show sino que más bien se centra en un método de conexión psicológica con tu inconsciente que debe llevarse a cabo de la mano de un especialista cualificado.

Algunas de las mentiras sobre la hipnosis son las siguientes:

Nadie pierde el control cuando está hipnotizado simplemente entra en contacto con tu interior de una manera muy profunda pero nadie puede ser manipulado por el hipnotizador ni que cometan actos en contra de su voluntad.

No afecta de ninguna manera “mágica” al hipnotizado: no tiene más memoria ni más agilidad mental. Lo único que se logra es coger consciencia de su propio cuerpo y, así, vencer los vicios.

No es un método milagroso sino que el paciente que quiera dejar de fumar con hipnosis tendrá que acompañar estas sesiones con cambios en la rutina.

Lo que sí que es verdad es que estas sesiones no pueden llevarse a cabo en pacientes con enfermedades de salud mental porque podrían causarle un desajuste.

Y ¿qué es lo que se puede conseguir con la hipnosis? Hay una serie de beneficios que sentirás después de haber hecho estas sesiones, sin embargo, ya hemos comentado que este método requiere mucho de tu fuerza de voluntad y de tu intervención.

Descubrirás los motivos por los que fumas y, conociéndolos, podrás superarlos.

Podrás dejar de ser dependiente del tabaco a nivel mental porque habrás sido consciente de que en esa adicción solo mandas tú.

Creerás en tu fuerza interior y en tus capacidades personales para vencer la adicción. Esto conseguirá que tengas más motivación y que no abandones tu propósito a la primera de cambio.

Tendrás ganas de vivir del modo positivo que te relata la terapeuta cuando estás hipnotizado. Esa sensación de libertad y de mejora en tu calidad de vida será tu meta.

Lograrás desautomatizar el vicio del tabaco dejando de fumar por inercia y haciendo de forma libre y consciente.

 

2 comments

  1. Esto es ¡increíble! No he leído algo como esto en mucho tiempo . Es agradable hallar a alguien con algunas ideas originales sobre este tema. Este sitio web es algo que se necesita en Internet , alguien con un poco de originalidad. Un trabajo útil para traer algo nuevo a la red. Gracias de todos lo que te leemos.

Unirse a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *